Emotivo homenaje a Laura Pollán : Damas de Blanco Miami y Berta Soler









Año 2010: Juan Wilfredo Soto Garcia

  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator

Programa de Radio

Agenda Cuba

Sábados a las 6:30 a.m.

Domingo 1:00

envivo

Para escuchar por Internet

Para escuchar Programas Recientes

 

Nuestras Visitas:

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterToday252
mod_vvisit_counterYesterday304
mod_vvisit_counterThis week2546
mod_vvisit_counterLast week5932
mod_vvisit_counterThis month11673
mod_vvisit_counterLast month19888
mod_vvisit_counterAll days2972779

Agenda Cuba en Twitter

Red Social:

Síguenos en Twiiter,

Twitter

en FaceBook

icono_facebook

y en YouTube

youtube

 

 

Yoani Sánchez

Háblalo sin Miedo

El árbol torcido PDF Imprimir E-mail
Artículos
Lunes, 26 de Septiembre de 2011 06:14

Por Verónica Fernández / Blog Havana Times - Desde hace tiempo me he percatado de una situación que es ya habitual en mi lugar de residencia, Cojimar (reparto situado al este de la bahía de la Habana).

 Cuando salgo a realizar algunas compras al agro mercado, estoy obligada a pasar por la panadería que queda justo media cuadra antes de llegar a mi destino y siempre me tropiezo con la misma situación: una carreta tirada por un caballo, conducida por un hombre con ropa desgarrada y sucia.


 Esta carreta esta llena de algunas cestas plásticas totalmente destapadas que se llenan de pan por este hombre con sus sucias manos y cuando se completan sale a repartir este pan a los niños de las escuelas y círculos infantiles.

 Asimismo, el espectáculo de las moscas en su ir y venir del caballo al pan y viceversa, resaltan este ambiente totalmente antihigiénico que persigue el fin de día a día, brindar una merienda o acompañar un almuerzo de esta nueva generación.

 ¿Cuántas veces me he preguntado al pasar por este lugar y observar esta situación, las enfermedades que podrían contraer estos niños y todas aquellas personas que ingieran este pan? ¿Cuántas personas han presenciado esta barbarie y no han hecho nada?

 ¿Cuántos supuestos inspectores en la esfera del comercio y la gastronomía tiene el estado ganando un salario y obteniendo otras ganancias ilícitas y no quieren ver lo que es tan evidente para todos y sancionar lo que esta delante de sus ojos?

 ¿Cuánto se dice en alta voz de que somos una potencia medica y cuanto nos desilusiona presenciar estas cosas?

 Llevo toda mi vida escuchando la frase martiana de que los niños nacen para ser felices y por lo tanto, hay que cuidarlos, enseñarlos, etc; constantemente nos acompañan las campañas mediáticas para el saludable desarrollo de la niñez y la juventud y me vuelvo a preguntar: ¿Es posible tener alguna respuesta ante hechos como este?

 Si no es posible tomar medidas para erradicar tan indignante e insalubre panorama, ¿qué podemos esperar para solucionar otros males mayores? Con la salud de un pueblo no se juega.

 ¿Se hace tan difícil poder tapar esos panes?, pero además, con esa misma carreta de caballo en vez de enviarla a realizar el traslado de alimentos, la pondría en función de recoger la basura, pues se pasan hasta mas de 15 días y el basurero se va a cumulando, originando también otra fuente antihigiénica, productora de larvas de mosquitos y de otras enfermedades.

 En verdad, no hay que ir a la Universidad ni ser un genio para darse cuenta de lo que esta en nuestras manos soluciona