Emotivo homenaje a Laura Pollán : Damas de Blanco Miami y Berta Soler









Año 2010: Juan Wilfredo Soto Garcia

  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator

Programa de Radio

Agenda Cuba

Sábados a las 6:30 a.m.

Domingo 1:00

envivo

Para escuchar por Internet

Para escuchar Programas Recientes

 

Nuestras Visitas:

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterToday197
mod_vvisit_counterYesterday634
mod_vvisit_counterThis week2203
mod_vvisit_counterLast week5473
mod_vvisit_counterThis month10533
mod_vvisit_counterLast month19888
mod_vvisit_counterAll days2971639

Agenda Cuba en Twitter

Red Social:

Síguenos en Twiiter,

Twitter

en FaceBook

icono_facebook

y en YouTube

youtube

 

 

Yoani Sánchez

Háblalo sin Miedo

Los actores políticos y la transición a la democracia PDF Imprimir E-mail
Noticias
Lunes, 23 de Abril de 2012 08:44

Diario de Cuba / El régimen cubano es completamente consciente que el tiempo no está de su lado y por esto ha comenzado una escalada final, con la que intentará transmutar su poder económico y político.

El país está sumido en un inmovilismo asfixiante que no le permite articular siquiera simples medidas de sobrevivencia. La sociedad cubana está harta de tantos fracasos y, si bien el miedo sigue funcionando, el cansancio crece cada día más. El activismo social muestra un florecimiento en su articulación, aunque definitivamente necesita un despegue para que sus demandas se escuchen con claridad y comiencen a ser conocidas por toda la sociedad. Esta puja entre el poder totalitario y las fuerzas democratizadoras es cada vez más ostensible. En un entorno adverso, con su aliado vital en serios problemas, la elite necesita replantearse el escenario futuro echando mano a cuanto recurso tenga a su disposición.


El Gobierno solo espera ―como una inmediata y práctica salida― lograr que EE UU elimine las restricciones económicas y comerciales, y así poder recibir a corto plazo inversiones considerables. Sin embargo, debido a los intentos fallidos por lograr concesiones unilaterales por parte del Gobierno norteamericano, el poder se lanza a una campaña de presión desde todos los frentes posibles para lograr un relajamiento de las sanciones económicas y un futuro levantamiento del embargo.

La precaria idea de Raúl Castro consiste en sumar comunistas, católicos y exiliados dóciles que acepten un pacto vejatorio y, a su vez, deslegitimar la creciente sociedad civil cubana que demanda una transición democrática. Los intercambios académicos, artísticos, religiosos, las presiones desde la arena internacional, el activismo de simpatizantes y militantes, los anzuelos económicos, serán la prioridad del momento. La pasada Cumbre de las Américas es una muestra del intenso cabildeo político que ya viene gestándose.

Dentro de esta estrategia, algunos académicos, artistas e intelectuales, tanto en la Isla como en el exilio, han bebido del elíxir castrista que los mantiene hechizados dentro de la burbuja totalitaria. Por otra parte, a la jerarquía eclesiástica católica se le ve participar con entusiasmo en la preparación del brebaje para tales adictos ―incluyendo aquí a las inocentes almas que siempre son de su preferencia― en franca colaboración con el Gobierno. Así, la Iglesia cabildea en busca de apoyo solidario y financiamiento al raulismo bajo la falsa consigna de la reconciliación entre cubanos.

El presupuesto que se ha lanzado desde los foros eclesiásticos es que solo el Gobierno goza de legitimidad y poder para llevar a cabo un proceso de transformaciones y que, por consiguiente, todos debemos entregarles un cheque en blanco. Para ponerlo en palabras del viceeditor de la revista Espacio Laical en su intervención en el debate Último Jueves de la revista Temas, los actores sociales en la Cuba actual se dividen en nacionalistas y antinacionalistas. Los primeros tienen derecho a ser parte del debate ya que "muestran una voluntad política"; los supuestos antinacionalistas quedan excluidos, pues al no aceptar la legitimidad del Gobierno no "poseen un espíritu de diálogo".

Los movimientos son visibles y van desde la creación de espacios que, aunque más abiertos evaden señalar a la cúpula gobernante como los principales causantes de la debacle nacional, hasta la reciente visita del Papa. Así, por ejemplo, apenas concluida la Conferencia de Obispos Católicos de los EE UU ―con el pronunciamiento sobre el levantamiento del embargo y el pedido al Gobierno norteamericano de restablecer las relaciones diplomáticas con la dictadura militar castrista― el director de Palabra Nueva promueve en La Habana un magno e inédito evento sobre emigración con la participación de 60 académicos de la Isla y del exilio donde las voces de la oposición han quedado, una vez más, totalmente excluidas. Casi simultáneamente el director de Espacio Laical hace lo suyo en el corazón de New York, disertando en el Bildner Center, de la CUNY, sobre la relación Iglesia-Estado. Como si fuera poco el calvario por el que hemos pasado los cubanos, aparece ahora un nuevo actor político dispuesto a silenciar a la sociedad civil: la Iglesia Católica.

En un hecho sin precedentes, la jerarquía eclesiástica fue cómplice de la ola represiva desatada antes, durante y después de la visita de Benedicto XVI. Una nota en el órgano oficial del Partido Comunista escrita por Orlando Márquez daba carta abierta a la represión y garantizaban un silencio encubridor. Las dos elites intentan a plena luz pasar por encima de la sociedad civil.

Esa imagen de vencedor, en tanto reformista, es la que intenta transmitir al mundo el Gobierno de la Isla. Pero, cabe otra lectura: antes bien, el empuje de la naciente sociedad civil cubana obliga al totalitarismo octogenario a replegarse, a buscar apoyo en un actor humillado y vencido que hoy cobra inusitado protagonismo gracias a la debilidad manifiesta de la cúpula gobernante para acallar los rebrotes de civilidad y activismo. El cubano comienza a encontrar su lugar transcurrido medio siglo de asfixia política, y ello no tiene vuelta atrás.

Así, pues, la Iglesia Católica no ha entrado por un don divino al ruedo donde intentan repartirse los poderes en Cuba. Está allí como consecuencia del reconocimiento gubernamental de la existencia de una pujante sociedad civil, a la cual se pretende mantener confinada en las cárceles o en las derruidas viviendas de los ciudadanos, con tal que no conquiste su espacio, secuestrado ―al mejor estilo totalitario― por la oficialidad institucional, a saber: la esfera verdaderamente pública. El protagonismo legítimo de esa sociedad civil podría tirar abajo los planes de una transición prostituida.

Quien conoce algo acerca de la fundamentación teológico-filosófica del cristianismo sabe que Dios no está en las iglesias, sino en las almas de la gente, de los individuos. Y las almas no pueden menos que resultar podridas cuando se vuelve el rostro ante el abuso y la descarnada represión contra todo lo divergente. No hay precepto religioso alguno que justifique el maridaje entre la Iglesia Católica y un Estado totalitario.

No han faltado los que nos exhortan, desde la diáspora, a aceptar algunos cambios económicos que supuestamente darían paso a una apertura democrática. Es el caso del empresario Carlos Saladrigas. El desenlace, a la luz de la experiencia de China y Vietnam, ha puesto de manifiesto de un modo palmario que desde los socialismos de Estado solo se termina construyendo un peculiar capitalismo de elites postcomunistas corruptas, la cuales son capaces de llevar una nación hasta límites inimaginables con tal de satisfacer sus desbordadas ansias de poder.

Es importante que cada cubano tenga presente que la actual discrepancia de las democracias occidentales y, particularmente, de EE UU, no es con nuestro proyecto de nación, ni con el país, ni con los ciudadanos, sino con una elite político-militar, que vive como reyes a expensas de la falta de libertad y la miseria de su propio pueblo. La insistencia de la propaganda revolucionaria en la figura del enemigo exterior que amenaza la independencia y la soberanía de Cuba es solo una manera que tiene la casta político-militar octogenaria de mantener a salvo el patrimonio que le ha expoliado al pueblo durante todos estos años, mientras busca a toda costa negociar y pactar por encima de los ciudadanos.

El único camino que queda es el de la reforma política como eje central del cambio. El respeto a todas las libertades individuales contenidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, incluida la libertad de expresión y asociación, un gesto que no cuesta dinero (al menos al pueblo), haría que todos los gobiernos democráticos del mundo apoyaran sin reparos a Cuba. Las inversiones del capital extranjero y cubanoamericano inundaría entonces la Isla. El embargo estadounidense sería levantado de inmediato, con todas las facilidades que ello acarrea. Se pondría fin a la brutal e irracional represión contra los opositores y disidentes. Se lograría, sobre sólidas y auténticas bases, la verdadera reconciliación entre cubanos de fuera y de dentro.

La dictadura militar revolucionaria no puede ser garantía ni para los pequeños propietarios que hoy intentan en vano salir adelante ni para la gran masa de pobres y desempleados, ni para los propios tecnócratas y empresarios estatales que viven con un pie en la calle y otro en la cárcel, dada la incontrolable corrupción que engendra el propio sistema.

El tiempo se nos acabó a todos, a ellos para gobernar y a nosotros para sobrevivir. Si de ser pragmáticos y realistas se trata, la reforma política es la mejor y más eficiente inversión posible.

En un escenario como el antes descrito tenemos que decidir de una vez qué pieza es la que sobra y cuya extirpación sería la solución definitiva de una situación que viene agobiando sin justificación alguna a varias generaciones de cubanos. Nada tiene que decir la Iglesia aquí, cuando en un extremo del problema se encuentra una elite con más de 53 años en el poder y en el otro un pueblo esquilmado, privado de los más elementales derechos y del acceso a todos los bienes que se producen y disfrutan más allá de nuestras costas.

Absolutamente nadie, en aras de una hipotética transición organizada, puede intentar acallar las voces independientes que claman, tanto dentro como fuera de la Isla, por transformaciones de fondo. El diálogo es un recurso insustituible pero solo si es atravesado por la transparencia.

¿De qué transición estamos hablando, y hacia dónde, cuando el cambio más notorio es el aumento de la represión y una asfixiante falta de libertad, mientras los "económicos" solo persiguen la supervivencia de la elite?