Emotivo homenaje a Laura Pollán : Damas de Blanco Miami y Berta Soler









Año 2010: Juan Wilfredo Soto Garcia

  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator

Programa de Radio

Agenda Cuba

Sábados a las 6:30 a.m.

Domingo 1:00

envivo

Para escuchar por Internet

Para escuchar Programas Recientes

 

Nuestras Visitas:

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterToday77
mod_vvisit_counterYesterday392
mod_vvisit_counterThis week2864
mod_vvisit_counterLast week5473
mod_vvisit_counterThis month11194
mod_vvisit_counterLast month19888
mod_vvisit_counterAll days2972300

Agenda Cuba en Twitter

Red Social:

Síguenos en Twiiter,

Twitter

en FaceBook

icono_facebook

y en YouTube

youtube

 

 

Yoani Sánchez

Háblalo sin Miedo

Cambio de mentalidad PDF Imprimir E-mail
Artículos
Miércoles, 15 de Junio de 2011 15:52

Por Yoani Sánchez / Generación Y - Llegaron con sus camiones, la motoniveladora y hasta una novedosa máquina para reciclar el Cambio de mentalidad asfalto. Trabajaron toda la mañana ante los ojos asombrados de los vecinos que por más de veinte años habían visto su calle deteriorarse sin una reparación integral. Para los más escépticos, hubo también su cucharada de esperanza cuando el pavimento quedó liso como un cristal y apareció entonces la otra brigada. Esto sí era inaudito. En lugar de dejar –como hasta ahora– las tapas del alcantarillado hundidas por debajo del chapapote, el nuevo grupo de trabajadores las desmontó y colocó a ras de suelo. Nadie podía dar crédito a lo que ocurría. Es “la nueva mentalidad” decían algunos, ufanándose de los cambios en la manera de hacer que ya se notaban, se palpaban, se pisaban.


Para advertir a los automovilistas sobre el cemento fresco bordeando los registros del drenaje, dejaron un montículo de escombros alrededor de estos. “Ya lo vendrán a quitar” advertían los optimistas. Pero allí se quedó. El paso de los neumáticos fue regando las piedras por toda la calle, pegándolas al asfalto que todavía estaba blando. Los restos de la reconstrucción fueron metiéndose entre las rejillas de los desagües, acumulándose en las cunetas. Dos semanas después todavía siguen ahí esparciendo su polvorienta presencia y creando lomitas aquí, baches allá, malogrando la terminación. “¡Ay esta mentalidad!” rectifican los ilusos y añaden inmediatamente: “En lugar de cambiar lo que ha hecho es disfrazarse, pero es la misma mentalidad de siempre”.